Inicio & Portada > Blog > Cómo ahorrar en calefacción

Cómo ahorrar en calefacción

27/10/2016

Es el momento adecuado para analizar si tu casa está preparada para el frío. Actualizar tu sistema de calefacción no solo significa cambiar los radiadores, sino que lo primero que hay que hacer es acondicionar la casa para que pierda menos energía.

En invierno, suele pasar que por más que subas el termostato de la calefacción, nunca acaba de calentar el ambiente. Para compensar las pérdidas térmicas, no nos queda más remedio que hacer funcionar el sistema al máximo, con lo que se gasta más energía. El resultado: facturas altísimas sin conseguir realmente una temperatura confortable.

Puede haber pérdidas a través de muros que dan al exterior o a ambientes contiguos, o por filtraciones de aire, por ventanas, por cajetines de persianas, por marcos de puertas…

Antes de comprar o alquilar, controla la Certificación Energética de la casaasí tendrás una idea de lo que la vivienda gasta en energía. En este certificado se analizan materiales, aislamiento e instalaciones técnicas y se determinan las emisiones de CO2 emitidas, para cubrir la demanda energética que necesita la vivienda, en base a su superficie. Así, se establece, una escala que va desde la letra A, la puntuación más eficiente, a la G, la menos.

Por otro lado, si vas a hacer una reforma integral, te conviene invertir en mejorar la letra asignada a tu casa, ya que también puedes tener beneficios fiscales.

calefacion_01.jpg

Cambiando ventanas, incorporando aislamientos y apostando por sistemas e instalaciones de alto rendimiento y eficiencia energética, el incremento en el presupuesto de reforma puede suponer un 10% más. Sin embargo, las mejoras repercutirán en un ahorro al año en energía de, como mínimo, el 30%.

 

Antes de sustituir tu sistema de calefacción por otro más potente, debes preparar la casa para que pierda menos energía: aísla o refuerza el aislamiento de cubiertas y muros, elimina puentes térmicos, aísla suelos, techos y medianeras e invierte también en ventanas con rotura de puente térmico.

Además, refuerza el aislamiento con persianas enrollables o contraventanas exteriores. Estas medidas tendrán que hacerse en función del clima del lugar, la orientación y la calidad constructiva de la vivienda

¿Cuál es entonces el sistema de calefacción que más me conviene?

Uno de ellos es el aporte de calor pasivo que pueda tener tu casa a través de las ventanas; otra, el tipo de materiales con los que has acabado la envolvente. Los dos contribuyen a acumular calor y a que rinda más el sistema de calefacción elegido, por lo que necesita, por ejemplo, menos horas de funcionamiento. Es el caso de los ventanales orientados a sur y los interiores en los que predomina la madera.

Luego, dependiendo del clima, tendrás más datos para decidir si te conviene instalar radiadores, un suelo radiante por agua a baja temperatura o ambos, por ejemplo, en el caso de que se trate de dos o más plantas. El suelo radiante por agua, debido a su inercia térmica, sigue emitiendo calor, bastante tiempo después, aunque se apague, por lo que, en casos de una ganancia pasiva importante o de climas muy húmedos y variables, sería un sistema sobredimensionado.

calefacion_02.jpg

Formulario de contacto

Todos los campos son requeridos

Localización

Dónde estamos por si nos quieres visitar

Oficinas

2016 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos